Este es el primer registro escultórico en el proyecto

Cuando empecé, decidí registrar todo en video, tal vez por culpa de mi cerebro de cineasta que desea documentarlo todo, tal vez para realizar en algún momento un documental, sin embargo, al revisar el material me di cuenta que este los registros tienen otra dimensión, que hay una parte en el relato crudo que podría servir para conectarnos con la experiencia subjetiva.

Lo más poderoso que ocurrió este día fue el relato. La acción plástica del registro escultórico fue un espacio inesperado para conocer la verdadera profundidad en la historia que se estaba registrando y aunque es un segmento incompleto, aunque nunca pueda reproducir la experiencia completa, confío en que en algún momento encontraré el medio para que esto sea parte de la obra, tal vez para que la experiencia sea la obra en si…

Aquí me queda la emoción del relato, más que la información y más que el contexto

La historia detrás de la historia

Domingo lluvioso. Una venezolana de 18 años me pone una cita extraña, con una de sus amigas en el éxito de la 22 con séptima. En ese momento surgían una serie de preguntas. ¿Por qué una chica de 18 años se quiere reunir con un hombre de 50 años? ¿Qué estará viviendo una persona en estado de migración forzada?

Ella nunca quiso admitir lo que estaba haciendo, pero por el vestuario y actitud de su amiga era claro que estaban de prostitutas.

Cuando le pregunté qué quería hacer, ella me pidió unas fotos con mi celular, para mandarle a su familia en Venezuela. Fue desgarrador pues toda su realidad se vasa en mostrar que está bien, cuando claramente no lo está.

La semana siguiente no puede más, y me confiesa que está trabajando en una Whisquería del Santafé, y por primera vez en mi vida decido ir a un lugar de estos. Fue una experiencia impactante.

Ella me contó las tripas detrás de este monstruo devorador de carne. Le pagaban 900 pesos por «Estar en el sitio» y su trabajo era «Hacer consumir a los clientes» pues el establecimiento no les cobra comisión por los servicios que le presten a los clientes, ellos ganan por el trago y los cuartos.

Ella vestía un saco viejo, que le cubriera todo el cuerpo… y descubrí cazadores rapaces buscando estas sangres nuevas para disfrutar las mieles de alguien limpio y nuevo.

Le hice seguimiento durante algunos meses, y aquí fue que surgió la idea de la obra, fue una frase que me quedó resonando… «Solo me vine con lo que cabía en mi maleta»… sólo su maleta y su cuerpo.

Ella finalmente empezó a perder sus ropas y a ganar otras experiencias. Un día me comentó que quería montar un puesto de perros calientes para trabajar de otra forma, ahí mismo en el Santafé pues no tenia otras posibilidades de vida. Entonces le propuse: «Te compro tu maleta en ese valor» para hacer la obra.

La parte linda de la obra es que ella usó esta maleta para viajar a otro lado, y encontró otras experiencias de vida. Cosa que pocas personas pueden decir que han logrado, pues son realmente pocos los logran salir de esta máquina de moler mujeres.

Un año después, decido ir con mi novia ( de ese entonces) por una investigación actoral por un personaje que ella esta montando, y claro está, también por ese morbo profundo e incontrolable que todos sentimos por un mondo tan oscuro y bajo como este. 

Fue en este espacio que ella (mi novia) pudo entender el trasfondo de la obra. Pero fue luego, días después cuando ella me impulsa a retomar el proyecto.

Una tarde, decidimos tomar un taxi que nos llevara a ambos al Santafé, a buscar una nueva participantes, y fue cuando le contamos al taxista nuestro plan que él nos confesó que regularmente usa los servicios de prostitutas en la zona. Le dio una vuelta al barrio y llamó a una chica en la calle.

Ella se montó al taxi, le contamos la historia y me dio su teléfono. Si bajarnos del carro regresamos a la casa.

A la semana, la citamos. Ella llegó en un carro que le pedimos al apartamento, lo más sorprendente, es que aunque llevaba más de 3 años viviendo en el Santafé, nunca había estado en la 19 con cuarta (La zona de mi apartamento) y de hecho, nunca había salido de las cuatro cuadras que la encalaron.

El resto está registrado en video, pero el resto de la obra aún no ha terminado. Tal vez me encuentre con ella y conozcamos más de su historia.