Esencia.

C42

Llegó y apenas al saludar, se quitó la ropa, sin conocernos, sin instrucción y sin pedírselo.

 

Eran las 4 de la tarde, llovía fuertemente y estábamos terminando de hacer una sesión de fotos improvisada bajo la lluvia. Para nosotros fue simplemente voltear la cámara. Justo la locación era una obra en construcción. Luis empezó a improvisar sobre los materiales, jugando con el espacio… Así nos conocimos, casi sin palabras, con movimiento trascrito en imágenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *