Sé que estoy en un momento de transición y me cuesta mucho aceptarlo porque voy para otro lado.

Lo difícil de estar en el tránsito es encontrar con quién estar

.

Pocas personas entienden su tránsito

.

En algún momento del camino, el entender tu destino le da una función a tu vida

.

Tener un destino es tener un propósito

.

Es realmente muy extraño cuando has pasado por ahí y ya no importa el propósito

.

Somos muy pocos los que hemos construido nuestra vida, que ya hemos ganado (o por lo menos aceptado) nuestro lugar en el mundo y somos libres

.

Cuesta tanto aceptar el privilegio de no tener que sufrir por un mañana, de no tener una carga con nadie… el no deberle nada a nadie

.

Hoy creo que la vida no se trata de encontrar con quién compartir tus cargas, se trata de encontrar con quién compartir libertades

.

Es tan efímero cada momento de libertad, y tiene un costo muy alto

.

Un día regresé a mi casa y vi el dolor en la mirada de mi gato. Él sufría tanto porque yo tenía que viajar, y yo sufría porque sabía que él sufría tanto

.

Ese día decidí dejarlo ir, que viviera su vida con una familia donde él pudiera ser feliz

.

Nunca he sentido tanta soledad

.

Todavía a veces me acompaña su fantasma en las noches. Busco su calor con mi mano

.

Todos me dicen que debería tener otro gato, pero en este momento de mi vida necesito ser móvil, un gato representa poner un ancla y definir un hogar

.

Creo que la soledad es el costo más alto de la libertad… y creo que estoy aprendiendo a disfrutar mi soledad

.

Creo que estoy aprendiendo a vivir en el limbo… y el problema es que me gusta

.

El problema es esa mirada de dolor en los ojos de mi gato,

.

Creo que ningún ser que me ha amado tanto, incluso al punto de estar a punto de morir al enfermarse por amor

.

Hoy entiendo que no fue egoísmo dejarlo ir, es aceptar mi momento de vida, aceptar que debo tomar un camino diferente pero también aceptar que es camino no tengo por que tomarlo ahora, que lo puedo hacer mañana, que puedo disfrutar de este momento y aprovecharlo para crecer

.

Por eso me duelen tanto otras miradas de dolor en otros ojos que me aman, porque entiendo su tristeza. Por qué la vida es un momento, y entiendo que no sean capaces de ser un momento en mi vida

.

Sé que estoy en un momento de transición y me cuesta mucho aceptarlo porque voy para otro lado.