42 Esencia

Llegó y apenas al saludar, se quitó la ropa, sin conocernos, sin instrucción y sin pedírselo.